Del aquí y ahora

El presente es increíblemente fugaz y también lo único que existe. Aún no he acabado de escribir una palabra y ya estoy, en mi inmediatez, escribiendo “esta” otra que ahora mismo ya  forma parte del pasado.

Es imposible hacer nada fuera del momento actual ya que no podemos cambiar el pasado, y para hacer algo en el futuro todavía es pronto. Y en el caso de que pudiéramos viajar en el tiempo llevaríamos nuestro presente allá donde fuéramos complicando simplemente los conceptos de pasado, presente y futuro. Nuestro momento forma parte de nosotros mismos.

Sin embargo sí podemos traer parte de nuestro pasado a nuestro presente en forma de recuerdo y también, de alguna manera, acercar el propio futuro haciendo planes y previsiones. De este modo contamos con lo que podríamos nombrar como:
    • el presente del pasado (recuerdos)
    • el presente del presente (sensaciones, acciones y pensamientos inmediatos)
    • el presente del futuro (planes y previsiones)

Vivir gran parte de nuestro tiempo en el presente del pasado o en el presente del futuro conlleva distintas problemáticas, principalmente relacionadas con la depresión en el primer caso y con la ansiedad en el segundo.

Cuando en Terapia Gestalt nos referimos al “aquí y ahora”, hacemos hincapié en que trabajamos a partir de lo que surge en el momento de la realidad presente de la persona. La diferencia con otras psicoterapias es que no vamos a buscar qué es lo que le pasó a la persona en el pasado para explicar su presente, ni le preguntamos por sus expectativas de futuro para hacer cábalas sobre lo que será su vida.

Los psicólogos que trabajamos desde la Terapia Gestalt entendemos que lo que la persona va trayendo al “aquí y ahora” de la situación terapéutica (bien recuerdos del pasado, bien planes para el futuro) es lo significativo y adecuado para la resolución de aquello que la hace sufrir.

 

Josep Fornas, psicólogo en Vinaròs